CARLOS ALBERTO PÉREZ LÓPEZ

ABOGADO

Cláusulas abusivas

¿Qué es una cláusula abusiva?

Es aquella cláusula de un contrato, no negociada individualmente, que no respeta el justo equilibrio entre los derechos y obligaciones de las partes o no está redactada de un modo claro y comprensible, y trasparente en sus consecuencias económicas y jurídicas, y es contraria por tanto a las exigencias de la buena fe que debe presidir los contratos.

Una cláusula no negociada es aquella cuya incorporación al contrato es atribuible al profesional o empresario, que la ha redactado previamente y ha sido impuesta a la otra parte, sin poder para influir sobre su contenido.

¿Cuándo se considera que una cláusula es abusiva?

Cuando no respeta la proporcionalidad o el equilibrio de prestaciones entre las partes de un contrato, aunque se ajuste a la buena fe contractual y sea comprensible y transparente.

¿Qué protección brinda la ley frente a una cláusula abusiva?

La ley dispone que serán nulas las condiciones generales que sean abusivas cuando el contrato se haya celebrado con un consumidor, lo que significa que se tendrán por no puestas. La declaración de abusividad de una cláusula no implica de por sí la nulidad o anulabilidad de un contrato.

Se considera consumidor a toda aquella persona física que, en un contrato, actúa con un propósito ajeno a su actividad comercial, empresarial, oficio o profesión y a las personas jurídicas y las entidades sin personalidad jurídica que actúen sin ánimo de lucro en un ámbito ajeno a una actividad comercial o empresarial.

¿Quién declara que una cláusula es abusiva?

Los jueces y tribunales no solo tienen la última palabra cuando el carácter abusivo de una cláusula es discutido o controvertido por los contratantes, sino que tienen el cometido de examinar de oficio las cláusulas de un contrato y anular aquellas que sean abusivas aun cuando el afectado no lo haya solicitado, pues se considera que el equilibrio de prestaciones en los contratos es una cuestión de orden público que afecta a la economía general y que por tanto debe estar sustraída a la voluntad de las partes.

¿Se anulan las cláusulas abusivas en todo caso?

No se anulan si se trata de un contrato suscrito entre partes que no tienen el carácter de consumidor, o cuando el contrato ha sido negociado y el consumidor ha obtenido contrapartidas apreciables a la inserción de las cláusulas beneficiosas para el predisponente.

¿Son abusivos los intereses moratorios por incumplimiento de contrato?

Los intereses moratorios o de demora son válidos siempre que no sean desproporcionados. El Tribunal Supremo, en su sentencia de 22 de abril de 2015, Sala Primera, ha fijado como doctrina legal que en los contratos de préstamo sin garantía real concertados con consumidores, es abusiva la cláusula no negociada que fija un interés de demora que suponga un incremento de más de dos puntos porcentuales respecto del interés remuneratorio pactado.

La doctrina legal de los dos puntos, ¿es aplicable también a los préstamos hipotecarios?

El objeto de esa doctrina legal se ciñe a la abusividad del interés de demora en los préstamos personales. Los préstamos hipotecarios tienen un tratamiento distinto: en concreto, la Ley Hipotecaria dispone que los intereses de demora de préstamos o créditos para la adquisición de vivienda habitual, garantizados con hipotecas constituidas sobre la misma vivienda, no podrán ser superiores a tres veces el interés legal del dinero y sólo podrán devengarse sobre el principal pendiente de pago.

¿Qué pasa si mi contrato contempla un interés moratorio superior en dos puntos al remuneratorio, pero es anterior a la sentencia del Tribunal Supremo que fija la doctrina legal?

Sería igualmente una cláusula nula con arreglo a la doctrina legal, que no distingue los contratos según su fecha de celebración.

En caso de dejar de pagar las cuotas, ¿puedo exigir de la entidad financiera que no me aplique el interés moratorio más allá de los dos puntos por encima del remuneratorio?

Sin ninguna duda. La doctrina del Tribunal Supremo es muy clara y no deja lugar a la ambigüedad.

¿Y si se niega?

No dude en acudir a las oficinas de Consumo de su localidad o, en último caso, a los tribunales.

Manuel Núñez 3, 2.º, Oficina 1, 36203 Vigo, Pontevedra
Teléfono +34 986225237, Fax +34 986225554
carlosaplopez@icavigo.es