CARLOS ALBERTO PÉREZ LÓPEZ

ABOGADO

14/11/2014

Tribunal Supremo: delito contra el medio ambiente y faltas de lesiones derivadas del ruido provocado por la terraza del bar del que el condenado era titular

Dicha terraza comenzó a funcionar de verano, sin licencia de ningún tipo; luego amplió su actividad a todos los días del año, funcionando hasta altas horas de la madrugada con dos televisiones y una minicadena con altavoces que carecían de limitadores acústicos.

Ello causaba molestias a los vecinos, en particular a los cuatro miembros de una familia cuya vivienda era colindante con el bar y la terraza. Tras varias quejas formulada ante el ayuntamiento, se decretó por éste el cierre cautelar de la terraza; a pesar de lo cual, la terraza continuó funcionando.

Como consecuencia de ello, todos los miembros de la familia denunciante -dos de ellos menores de edad- presentaban distintas dolencias relacionadas con el ruido, tales como ansiedad, trastorno ansioso depresivo, insomnio de conciliación, actitud de alerta continua, somatizaciones, cefalea tensional y migraña episódica.

El Tribunal Supremo, Sala de lo Penal, condena al acusado en su Sentencia de 22 de octubre de 2014 por un delito contra el medio ambiente y cuatro faltas de lesiones, confirmando sustancialmente la sentencia de la Audiencia y le impuso, entre otras penas, cuatro años de prisión por el delito contra el medio ambiente y una multa por las lesiones, obligándole a indemnizar a cada uno de los miembros de la familia afectada con 6.000 euros.

Declara el Tribunal Supremo que el delito contra el medio ambiente es uno de los calificados como de peligro presunto o hipotético, donde lo castigado es un comportamiento idóneo para producir un riesgo grave para el equilibrio de los sistemas naturales o la salud de las personas o su calidad de vida, en función de las condiciones naturales del ecosistema.

Respecto de la conducta del condenado, resalta que hasta a la más burda de las sensibilidades se le alcanzan las graves consecuencias que la emisión de ruido, en las condiciones examinadas, deriva en grave desasosiego para quienes la padecen, por lo que no cabe excluir la consciencia y voluntad de persistir en aquel comportamiento, con grosero olvido de los derechos de los demás, sacrificados al puro egoísmo de su autor.

Manuel Núñez 3, 2.º, Oficina 1, 36203 Vigo, Pontevedra
Teléfono +34 986225237, Fax +34 986225554
carlosaplopez@icavigo.es