CARLOS ALBERTO PÉREZ LÓPEZ

ABOGADO

21/07/2016

Audiencia Provincial de A Coruña: el derecho de información del accionista es instrumental del derecho de voto en junta, y atender la solicitud de información del socio es de cumplimiento inexcusable para el órgano ejecutivo de la sociedad

A lo largo del año 2013, diversos grupos de socios minoritarios del Banco Gallego impugnaron los acuerdos adoptados por la junta extraordinaria de accionistas que el banco celebró en enero de aquel año. En concreto, se oponían a la reducción del capital social a cero -consecuencia de las pérdidas del banco- y una simultánea ampliación de capital con aportaciones de los socios, previos a su venta al Banco Sabadell.

Lo que interesa de la sentencia de la AP Coruña de 12 de mayo de 2016 no es tanto el resultado del juicio que siguió -la Audiencia desestimó las impugnaciones y dio la razón al banco- sino que, entre otras cuestiones, aborda de forma exhaustiva el contenido y límites del derecho de información del socio, dando con ello respuesta a la alegación de los socios impugnantes de que se había vulnerado su derecho a ser informados del contenido de la junta y de la exacta situación patrimonial del banco.

Al respecto, la Audiencia Provincial de A Coruña da las siguientes pautas:

a) El derecho de información del accionista es instrumental del derecho de voto, y su finalidad radica en que el socio conozca perfectamente o al menos tenga la posibilidad de conocer los pormenores del acuerdo que se somete a su consideración en junta, pues difícilmente cabe votar si no se da la opción de conocimiento de aquello que se somete a la soberanía de la Junta. Ello impone a los administradores de la sociedad un deber cuyo cumplimiento exige una especial diligencia en la preparación y puesta a disposición de la información, sin que pueda excusarles que el socio no viva en la misma ciudad o que solicite la información con muy poca antelación a la celebración de la Junta.

b) El derecho de información se concreta en la obligación de la sociedad de proporcionar los datos y aclaraciones relativas a los asuntos comprendidos en el orden del día. El socio puede solicitar información desde que recibe el orden del día, antes de la celebración de la junta y durante la celebración de la misma, sin que se le pueda impedir el acceso a la documentación de la junta o a la contabilidad de la sociedad, o el acceso a las oficinas de la empresa, ni se puede rehusar la recepción de solicitudes escritas. El socio puede ejercitar su derecho por sí o por medio de un representante, sin que la sociedad pueda exigir a éste último un poder especial para la obtención de la información requerida.

c) Es un derecho de naturaleza pública: inderogable, irrenunciable y de interpretación amplia, que no puede ser excluido o modificado por pactos particulares o en los estatutos de la sociedad.

d) No es un derecho ilimitado ni puede ser llevado al paroxismo: ha de ceñirse a los extremos concretos sometidos a la junta, y no provocar una situación en que se impida u obstaculice gravemente el funcionamiento correcto y normal de la sociedad: así, p.e., si se pretende en junta modificar los estatutos, el socio no puede exigir que el orden del día puntualice cuales son los artículos que se pretenden modificar; o, si el socio requiere documentación, no puede exigir la entrega de los originales, sino que bastará con que se le entregue una copia.

f) El derecho de información ha de ser ejercitado de buena fe, incompatible por tanto con un ejercicio abusivo del mismo. Se hace un uso indebido de este derecho cuando se utiliza como instrumento de obstrucción de la actividad social o con el propósito de sobreponer a los intereses mayoritarios el particular del accionista que solicita la información, o cuando la misma no obedece a una verdadera y real necesidad, si resulta que el socio tiene un conocimiento previo de los temas a tratar.

g) El derecho de información protege el interés de cada accionista individual, por lo que el socio carece de legitimación para reclamar el respeto al derecho de información de los demás socios.

h) Salvo prueba en contrario, se considera que los administradores o consejeros tienen cabal conocimiento de los libros de cuentas y documentos de la sociedad, lo cual se entiende que colma su derecho de información.

i) Atender la solicitud de información del socio es de cumplimiento inexcusable para el órgano ejecutivo de la sociedad, y su inobservancia permite el ejercicio de acciones judiciales dirigidas a impugnar los acuerdos aprobados por el órgano social, amén de poder constituir un delito en los casos más graves de denegación de información.

Manuel Núñez 3, 2.º, Oficina 1, 36203 Vigo, Pontevedra
Teléfono +34 986225237, Fax +34 986225554
carlosaplopez@icavigo.es