CARLOS ALBERTO PÉREZ LÓPEZ

ABOGADO

15/04/2016

Juzgado de lo Penal número tres de Tudela: el delito de "stalking" exige la existencia de una estrategia sistemática de persecución a la víctima, que excluye los actos aislados de acoso y el mero sentimiento de temor o molestia

La reforma del Código Penal operada en 2015 introducía el llamado delito de "stalking" (lo que con ocasión de la reforma ya comentamos aquí), que castiga determinadas conductas de acoso que se producen de forma insistente y reiterada y alteran gravemente el desarrollo de la vida cotidiana de la víctima.

Se trata de un delito común, en el sentido que puede ser cometido por cualquier persona y, si bien su introducción estaba pensada para los delitos cometidos en el ámbito familiar y específicamente contra la violencia de género, no exige características específicas en la víctima o el agresor ni considera relevante la relación previa existente entre ambos, de forma que hombres y mujeres podrán ser ejercer indistintamente tales papeles.

La sentencia del Juzgado de lo Penal número tres de Tudela de 23 de marzo de 2016 es la primera que se conoce que condena por este delito. En el caso, el acusado, condenado con su conformidad a una pena de multa y de prohibición de acercarse y comunicarse con la víctima, comenzó, en diferentes fechas a lo largo del mes de marzo de 2016 y a raíz de conocer a una mujer con ocasión de haber perdido a su perro, a hacer a ésta llamadas de teléfono, enviarle mensajes de whatsapp escritos y de audio, remitirle fotografías y, finalmente, mensajes de contenido sexual, lo que provocó en la mujer una sensación de acechanza y hostigamiento que perturbó notablemente sus sentimientos de sosiego y tranquilidad y le llevó a denunciar los hechos.

No obstante contar con la conformidad del acusado, la sentencia se detiene a considerar los elementos que han de tenerse en cuenta en este delito. Así, respecto del término "acosar", llama la atención que la ley evita referirse a cuántas veces debe llevarse a cabo la conducta para ser penalmente relevante y utiliza la expresión inconcreta "de forma insistente y reiterada", de la cual el Juzgado deduce que se debe estar en presencia de un patrón de conducta que descarte actos aislados, así como verificar, como elemento esencial del stalking, la existencia de una estrategia sistemática de persecución, integrada por diferentes acciones dirigidas al logro de una determinada finalidad que las vincule entre ellas. El mero sentimiento de temor o molestia generado en la víctima no se considera punible.

Este delito es solo perseguible mediante la denuncia previa del perjudicado y, para ser castigado, debe acreditarse una grave alteración en la vida cotidiana de la víctima mediante alguna de las conductas previstas por el Código Penal:

a) vigilar, perseguir o buscar su cercanía física: se incluyen de esta forma conductas tanto de proximidad física como de observación a distancia a través de dispositivos eletrónicos como GPS y cámaras de video vigilancia;

b) establecer o intentar establecer contacto con ella a través de cualquier medio de comunicación o por medio de terceras personas, lo que incluye tanto la tentativa de contacto como el propio contacto;

c) el uso indebido de sus datos personales para la adquisición de productos o mercancías, el contacto de servicios o hacer que terceras personas se pongan en contacto con ella: entrarían en este supuesto casos en que el acusado publica un anuncio en internet ofreciendo algún servicio que provoca que la víctima reciba múltiples llamadas (v.gr., incluir el teléfono de la víctima en un directorio de contactos);

d) más dudas plantea, en cambio, el hecho de atentar contra su libertad o el patrimonio o contra la libertad o patrimonio de otra persona próxima a ella, pues el Código Penal no especifica si el atentado contra la libertad o patrimonio ha de ser de los ya previstos como delito o si, por el contrario, se deben entender incluidas también conductas no tipificadas; cuestión en la que los penalistas no se ponen de acuerdo y que la propia sentencia deja abierta.

Manuel Núñez 3, 2.º, Oficina 1, 36203 Vigo, Pontevedra
Teléfono +34 986225237, Fax +34 986225554
carlosaplopez@icavigo.es