CARLOS ALBERTO PÉREZ LÓPEZ

ABOGADO

01/04/2016

Tribunal Supremo: para calcular el valor de una empresa a efectos del impuesto de sucesiones y donaciones, la administración tributaria no puede capitalizar los beneficios que la empresa espera obtener

En 2009, un matrimonio propietario de un taller en Noia, A Coruña, donó una significativa participación de la empresa a su nieta y liquidó a continuación el impuesto de donaciones, resultando una cuota de 7,51 euros a ingresar a la Xunta de Galicia como administración liquidadora del impuesto.

Cuando se trata de tributos, una de las facultades de la administración es la comprobación del valor de los bienes y derechos transmitidos, y para ejercer esta facultad, la ley le atribuye varios medios de comprobación: capitalización o imputación de rendimientos al porcentaje que la ley de cada tributo señale, precios medios de mercado, cotizaciones en mercados nacionales y extranjeros, o dictamen de peritos de la administración.

En el caso, la Xunta de Galicia inició un procedimiento de comprobación del valor de la donación del taller y optó por el método del dictamen pericial. Para ello designó a un funcionario del servicio de inspección, el cual considero el método de capitalización de beneficios como el más idóneo para la determinación del valor real de las participaciones donadas.

Conforme al mismo, tomó el patrimonio neto del balance de empresa del año 2008 -último cerrado-, y le añadió el valor de los beneficios que se esperaban obtener en los siguientes tres ejercicios, calculados a partir de los beneficios de la empresa obtenidos en los tres últimos años y aplicando a éstos el interés de demora establecido en los presupuestos generales del Estado. Resultado a ingresar: 3.372,31 euros.

La beneficiaria de la donación interpuso reclamación ante el Tribunal Económico-Administrativo Regional de Galicia, que anuló la liquidación por entender que el método de capitalización de beneficios es inidóneo para calcular el valor de una donación a efectos del impuesto, dado que el elemento esencial de la valoración por capitalización es el tipo de interés y éste debe estar contemplado en la ley, sin que su elección pueda quedar a la voluntad del perito. Puesto que la ley del impuesto de sucesiones y donaciones no prevé este sistema de valoración, ni contempla tipo de interés alguno de capitalización, no es admisible -concluye el TEAR- realizar valoraciones por dicho método a efectos de este impuesto.

Disconforme, la Xunta de Galicia interpuso sucesivos recursos contenciosos ante el Tribunal Superior de Justicia y el Tribunal Supremo, argumentando que la ley no limita los medios con que cuenta un perito para efectuar sus valoraciones y puede, por tanto, acudir a valoraciones basadas en los mismos fundamentos que los de la capitalización si es lo más adecuado para determinar el valor real.

Por otro lado, subrayó que la decisión adoptada por el TEAR afectaría a un elevadísimo número de expedientes de sucesiones en los que existe una valoración de empresa, a los que incluso dio número: entre los años 2010 y 2012 tramitó 6906 expedientes, en los que los contribuyentes habían declarado valores que sumaron 11.729 millones de euros y la administración autonómica comprobó valores mediante dictamen pericial que ascendían a 16.568 millones de euros: un 41% de incremento, cuya privación supondría un grave quebranto a la hacienda autonómica y da buena cuenta de la extraordinaria importancia de los intereses en juego.

Pues bien, tanto el TSJ Galicia como el Tribunal Supremo, éste en su sentencia de 5 de marzo de 2016, desestimaron el recurso de la Xunta de Galicia y secundaron la motivación ofrecida por el TEAR.

El Tribunal Supremo observó que, cuando la administración opta por un medio de valoración concreto como el dictamen pericial, el perito no puede optar a su vez por métodos que no sean los contemplados en la ley del impuesto: en el caso, si el impuesto de sucesiones no contempla la valoración de los bienes por el método de capitalización, no puede la administración acudir al dictamen de peritos y éste a su vez acudir al método de capitalización, pues eso sería tanto como interponer a un perito para rebasar una limitación legal y una forma indirecta de llevar a cabo una valoración que la ley no permite.

Manuel Núñez 3, 2.º, Oficina 1, 36203 Vigo, Pontevedra
Teléfono +34 986225237, Fax +34 986225554
carlosaplopez@icavigo.es