CARLOS ALBERTO PÉREZ LÓPEZ

ABOGADO

19/06/2015

La reforma del Código Penal (V) en cuanto a los delitos de terrorismo

La Ley Orgánica 2/2015, por la que se modifica el Código Penal en materia de terrorismo, forma parte de la respuesta a la honda preocupación que provoca la actividad terrorista y la intensificación del llamamiento a cometer atentados en cualquier lugar del mundo. Se ocupa en particular del llamado terrorismo yihadista, que se caracteriza por su carácter internacional, un singular adoctrinamiento en el odio y amplios y profundos medios de captación y adiestramiento a fin de emplearse de la manera más violenta y cruel sobre aquellos que considera sus enemigos.

Como es notorio, España es un país que cuenta con una dilatada experiencia en la lucha contra el terrorismo -particularmente ETA y GRAPO-, lo cual tiene su oportuno reflejo en la legislación penal.

Aquellos grupos terroristas contaban con una estructura orgánica jerárquica y cohesionada en torno a un líder. La respuesta penal a su terrorismo, pues, se abatía sobre aquellos que integrasen, actuasen o colaborasen con ellos. Este terrorismo, digamos clásico, ha dado paso a una nueva forma de terrorismo individual, igual de peligroso y dañino pero mucho más imprevisible, al que la reforma pretende ahora hacer frente.

Así pues, se revisa la definición del delito de terrorismo, estableciendo que la comisión de cualquier delito grave contra la vida, la integridad física y moral, la libertad, el patrimonio, los recursos naturales o el medio ambiente, la salud pública, apoderamiento de aviones o buques, entre otros, constituye terrorismo cuando se lleve a cabo con cualquiera de las siguientes finalidades:

a) Subvertir el orden constitucional, o suprimir o desestabilizar gravemente el funcionamiento de las instituciones políticas o de las estructuras económicas o sociales del Estado, u obligar a los poderes públicos a realizar un acto o a abstenerse de hacerlo;

b) Alterar gravemente la paz pública;

c) Desestabilizar gravemente el funcionamiento de una organización internacional; y

d) Provocar un estado de terror en la población o en una parte de ella.

Se tipifica el adoctrinamiento y adiestramiento militar o de combate o en el manejo de armas y explosivos, incluido el adoctrinamiento y adiestramiento pasivo, esto es, el que se realiza a través de internet, que precisa de una nota de habitualidad y un elemento finalista que es el de incorporarse a una organización terrorista. También se tipifica el hecho de salir al extranjero a fin de incorporarse a una organización terrorista o capacitarse para la acción terrorista.

Se castiga de forma singular la financiación del terrorismo: a quien, por cualquier medio, directa o indirectamente, recabe, adquiera, posea, utilice, convierta, transmita o realice cualquier otra actividad con bienes o valores de cualquier clase con la intención de que se utilicen, o a sabiendas de que serán utilizados, en todo o en parte, para cometer cualquiera de los delitos de terrorismo. Se incluye una modalidad imprudente de comisión en casos de negligente omisión de los deberes legales de diligencia debida que contempla la normativa de blanqueo de capitales.

Respecto del delito de colaboración, se incluyen con la reforma las acciones de captación y reclutamiento al servicio de organizaciones terroristas, con penas agravadas cuando estas actividades se dirijan a menores, personas necesitadas de especial protección o mujeres víctimas de trata.

En cuanto al delito de enaltecimiento del terrorismo, consistente en la justificación pública del terrorismo y los actos de descrédito, menosprecio o humillación de las víctimas, se amplía el delito a quienes difundan mensajes o consignas para incitar a otros a la comisión de nuevos actos de terrorismo, prestando atención a aquellos delitos de enaltecimiento, donde los jueces podrán retirar de forma cautelar contenidos de internet.

Por otro lado, la reforma prevé un trato más favorable a aquellos que abandonen voluntariamente sus actividades terroristas, se presenten a las autoridades confesando los hechos en que hubieran participado y colaboren activamente para impedir la comisión de nuevos delitos o en la obtención de pruebas decisivas para la identificación o captura de otros responsables o de sus organizaciones.

Finalmente y, de forma paralela al tratamiento de los antecedentes delictivos obrantes en países de la Unión Europea, la reforma contempla que, en todos los delitos de terrorismo, la condena de un juez o tribunal extranjero será equiparada a las sentencias de los jueces y tribunales españoles a los efectos de la aplicación de la agravante de reincidencia.

Manuel Núñez 3, 2.º, Oficina 1, 36203 Vigo, Pontevedra
Teléfono +34 986225237, Fax +34 986225554
carlosaplopez@icavigo.es