CARLOS ALBERTO PÉREZ LÓPEZ

ABOGADO

12/06/2015

Tribunal Supremo: los terrenos no urbanizables que se expropien se tasarán conforme a su clasificación urbanística, salvo cuando se destinen a crear ciudad, en cuyo caso se tasarán como urbanizables

Cuando de expropiaciones se trata, la regla general es que los terrenos se tasan conforme a su clasificación urbanística (urbano, urbanizable, rústico), de forma que el suelo urbanizable obtiene un mayor valor de expropiación que el que no lo es.

Una excepción a esta regla supone que los terrenos no urbanizables pueden ser valorados como urbanizables cuando se destinen a crear ciudad por aplicación de la llamada doctrina de los sistemas generales.

La doctrina de los sistemas generales que sirven para crear ciudad parte de la base que los terrenos son expropiados y destinados a crear ciudad, esto es, que contribuyen de forma significativa a su desarrollo. Su fundamento está en que, cuando se trata de implantar servicios para una ciudad, no puede hacerse a costa del sacrificio singularizado de unos propietarios, de modo que aunque el suelo afectado haya sido clasificado por el planeador como rústico, si se encuentra asignado a una estructura general de ordenación urbanística del municipio, o de su red viaria o dotacional, debe estimarse como una infraestructura básica adscribible al suelo urbano, fundado ello en el principio de la equidistribución de las cargas y los beneficios derivados del planeamiento, que se manifiesta como una extensión del derecho constitucional a la igualdad.

Su objetivo, pues, es evitar un trato discriminatorio de aquellos propietarios de terrenos que, de no tasarlos como urbanizables, se sacrificarían para que los demás se beneficien de la expansión ciudadana y del consiguiente aumento de valor de sus predios.

Esto fue lo que uno de los afectados por la ampliación del aeropuerto de Málaga pretendió en el año 2006 del Jurado Provincial de Expropiación encargado de fijar la indemnización -justiprecio- a abonar por su terreno. En aquella ocasión, el Jurado entendió que era de aplicación la regla general conforme a la cual su suelo debía ser tasado como no urbanizable, que era su clasificación urbanística vigente en el momento de iniciarse el expediente de justiprecio; sin que le fuera de aplicación aquella doctrina, por tratarse de una obra de carácter supramunicipal y no estar incluida en ningún ámbito de gestión a efectos de hacer efectivo el principio de equidistribución de cargas y beneficios.

El afectado recurrió a los tribunales y llegó al Tribunal Supremo argumentando que, al no aplicar el Jurado Provincial la doctrina de los sistemas generales, se vulneró su derecho a la igualdad toda vez que esta doctrina sí resultó de aplicación en los proyectos expropiatorios del aeropuerto de Burgos-Villafría y de Madrid-Barajas.

Planteada así la cuestión, el Tribunal Supremo no consideró en su sentencia de 11 de mayo de 2015 que se hubiera vulnerado el derecho a la igualdad del afectado.

Afirma el Tribunal Supremo que la aplicación de la doctrina a sistemas generales de comunicación, como son los aeropuertos, exige que éstos colaboren al desarrollo urbano de la ciudad a cuya área pertenecen, lo que exige analizar caso por caso y considerar cada infraestructura singularmente conforme a sus circunstancias. Sentados estos presupuestos, el Tribunal Supremo consideró que contribuían a crear ciudad los citados aeropuertos de Burgos y Barajas y, por el contrario, no consideró que fuera el caso de los aeropuertos de Castellón, Fuerteventura, Alguaire y, en este caso, Málaga.

Añade el alto tribunal que la consideración singular de las circunstancias de cada infraestructura exige acreditarlo por los medios de prueba oportunos, lo que refuerza el carácter casuístico de la doctrina de los sistemas generales.

Como se puede intuir, acreditar que un aeropuerto contribuye a crear ciudad no es nada fácil: muy al contrario, se trata de una infraestructura hostil al hecho urbano por las condiciones ambientales del mismo -ruidos, contaminación-, por lo que necesita de una buena planificación para no provocar un fenómeno de desurbanización en el entorno que ha ayudado a crecer. Esta fue la conclusión extraída del caso concreto del aeropuerto de Málaga, lo que motivo la inaplicación de la doctrina de los sistemas generales y, a la postre, la desestimación del recurso contencioso del afectado.

Manuel Núñez 3, 2.º, Oficina 1, 36203 Vigo, Pontevedra
Teléfono +34 986225237, Fax +34 986225554
carlosaplopez@icavigo.es